17/07/2017
FILTROS VERDES INTENSIVOS. EXPERIENCIA PILOTO
 

El tratamiento convencional de las aguas residuales cuenta con procesos de nitrificación y desnitrificación y de captación de fósforo que permiten eliminar nutrientes evitando la eutrofización del medio natural donde se vierten estas aguas. En general estos procesos están optimizados para medianas y grandes poblaciones no siendo económicamente viable para pequeñas poblaciones.

Los filtros verdes (FV) constituyen una tecnología extensiva de tratamiento de aguas, y pueden también considerarse para la regeneración y reutilización de aguas tratadas procedentes de un proceso secundario o terciario, con la ventaja de eliminar nutrientes y contaminantes emergentes, así como de producir biomasa, capturar dióxido de carbono, contribuir al aumento de recursos subterráneos por retornos de riego y producir un impacto visual positivo.

En este tipo de instalaciones el agua tratada se aplica sobre una superficie de terreno con vegetación forestal. La regeneración se realiza mediante la acción conjunta del suelo, los microorganismos y las plantas a través de procesos físicos, químicos y biológicos. Las especies arbóreas que suelen implantarse se caracterizan por presentar un rápido crecimiento, tener raíces tolerantes a condiciones anaerobias y grandes requerimientos hídricos y nutricionales.

El grupo de investigación FILVER de la Universidad de Alcalá e IMDEA Agua, del que es miembro Irene de Bustamante coordinadora del grupo de investigación R2 de nuestra red, está llevando a cabo en la EDAR de La Franca en colaboración con Valoriza Agua (Grupo Sacyr) titular del contrato de gestión de las instalaciones y el Consorcio para el Abastecimiento de Agua y Saneamiento del Principado de Asturias, un estudio piloto con la instalación de un filtro verde que regenera el efluente de la depuradora, reduciendo la concentración de nutrientes (nitrógeno y fósforo) y eliminando compuestos emergentes.

El piloto consiste en una plantación de 100 sauces en una superficie de 100 m2, en un sustrato en el que al suelo original se ha añadido una mezcla de suelo vegetal y virutas de madera de sauce con un espesor de 15 cm, basándose en resultados obtenidos en el laboratorio por el grupo FILVER. El efluente del tratamiento secundario se aplica mediante riego por goteo de forma uniforme en toda la superficie de la plantación. Para facilitar la toma de muestras del lixiviado del FV se han instalado dos tubos drenantes que recogen el agua que se infiltra y la conducen a la arqueta de recogida.

Los resultados del estudio se han publicado en el número 199 de la revista "Retema".

El artículo completo puede leerse aquí.